CASA MIGUEL ALEMÁN

Al asumir la presidencia de la República, en 1946, el licenciado Miguel Alemán Valdez decidió que la Casa Lázaro Cárdenas era demasiado austera para la imagen de crecimiento y modernidad que él quería imprimirle a la nación; así como demasiado pequeña para hospedar a los jefes de Estado que visitaban oficialmente nuestro país. Por ello, encomendó al arquitecto Manuel Giraud Esteva una segunda casa de estilo francés, que él mismo no llegó a ocupar, pues su construcción y decoración terminó al final de su mandato. Mucho más ostentosa que la Casa Lázaro Cárdenas, en la Casa Miguel Alemán pueden seguir apreciándose muebles franceses, candiles de Bohemia y otras muestras del lujo preferido a mediados del siglo pasado.

En esta casa residieron con sus familias los presidentes Adolfo Ruiz Cortines, Gustavo Díaz Ordaz, Luis Echeverría Álvarez, José López Portillo y Pacheco, Miguel de la Madrid Hurtado, Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo Ponce de León.

Los dos presidentes surgidos del Partido Acción Nacional, Vicente Fox y Felipe Calderón, prefirieron habitar en Las Cabañas —de menor tamaño— y convirtieron esta casa en casi 100 oficinas para servidores públicos de la Presidencia de la República. Enrique Peña Nieto volvió a acondicionarla como casa-habitación para él y su familia. El expresidente Adolfo López Mateos (1958-1964) fue el único que no habitó en Los Pinos y permaneció en su casa particular, ubicada en San Jerónimo, al sur de la Ciudad de México. Durante su mandato, la residencia oficial se utilizó exclusivamente para actos protocolarios.