HISTORIA

El 30 de noviembre de 1934, al jurar como Presidente de la República, Lázaro Cárdenas decidió no vivir en el Castillo de Chapultepec para abrirlo al publico. De esa decisión surgió la Residencia Oficial de Los Pinos, ubicada en el rancho La Hormiga, a un costado del histórico Molino del Rey.

La nueva residencia oficial tomó su nombre en recuerdo de la finca en la que el expresidente Cárdenas conoció a su esposa Amalia Solórzano. Para que hiciera honor a su nombre, el presidente mandó a sembrar numerosos pinos. Desde entonces todos los presidentes, salvo Adolfo López Mateos, han habitado en la residencia oficial de Los Pinos.

A partir del 1 de diciembre de 2018, la residencia oficial se transformará en un espacio cultural con acceso público, gratuito y universal.